Un Buen Vino es Como una Buena Película

Los amantes del buen vino crece a velocidades astronómicas. Cada día es más común encontrar gente con papilas educadas para elegir el vino correcto.

Y qué decir de las catas que se organizan cada vez con más frecuencia. Por ello siempre resulta útil contar con mayor informaciones acerca de cómo orientar la preferencia del vino correcto para la cena precisa.

El reconocido cineasta Federico Fellini decía...

"Un buen vino
es como una buena película!"

Un vino no solamente puede acompañar a la comida, sino que, si es una buena elección, puede lograr potenciar los sabores de la misma y mejorar un plato de una manera inexplicable. Así como existen vinos que van muy bien con quesos o sushi, hay otros que se mezclan a la perfección con carnes o pescados.

Como base debemos tener presente que el maridaje en este campo significa casar o unir bebidas con alimentos, con la finalidad de realzar ambos sabores, es decir, que no debe la comida opacar las características de los vinos o viceversa.

Así  que, antes de elegir el vino y su acompañante, es bueno tener en cuenta estos 7 tips para escoger la mejor opción:

1) Vinos ácidos con la comida grasa, logran un buen punto de equilibrio, aunque también ayuda a realzar la sal de las comidas. Si tienes un vino muy acido pero quieres bajar su punto de acidez prueba beberlo con el postre, esto ayudará.

2) Vinos tintos con niveles altos de grado alcohólico, van de maravilla con comidas fuertes, pueden tener una gran diferencia si lo sirves con comidas saludables, ya que la fortaleza del vino mataría los sabores de la comida.

wine-temp

3) Un maridaje perfecto, vinos dulces con el postre, se ayudan mutuamente, y el comensal podrá disfrutar tanto de las propiedades del vino como de los sabores del postre.

4) Las carnes rojas o las comidas proteicas ayudan a disminuir los taninos del vino; para este tipo de comida los vinos ligeros son ideales.

5) Otro buen maridaje es el de la comida preparada con salsa de frutos rojos y un vino con sabores frutales, es la mejor opción para lograr realzar los sabores.

6) Los vinos blancos secos y ligeros, van perfectos con los mariscos, como las ostras, langosta, langostinos, gambas, etc.

7) Un problema lo puedes encontrar si sirves un vino tánico con frutos secos, no es una buena idea porque lograras efectos desagradables, el vino se vuelve muy astringente con sensación de que tenemos la lengua seca, trata de no hacerlo.

Bueno esto es un aperitivo, para que pueda tener a mano una guía rápida para decir que maridajes quiere lograr en su próxima visita a nuestro restaurante o cualquier otro.

No hay comentarios

Leave a Reply